• oftalmovisionmadrid

Con la llegada de la primavera, aumentan las alergias, estornudos y picores en los ojos. Es posible que este año, con el uso de la mascarilla, no estornudes tanto, pero tus ojos seguirán estando al descubierto, y en este post te contamos por qué se producen el picor de ojos y las conjuntivitis causadas por alergias, qué tratamientos es recomendable seguir y de qué formas se pueden aliviar los síntomas sin recurrir a medicamentos.

¿Por qué pican más los ojos en primavera?


En primavera debido a la polinización, suelen aparecer las alergias. Estas son consecuencia de la interacción del cuerpo con los llamados alérgenos. Esta repuesta varía en intensidad, entre las diferentes personas, pero se caracteriza por causar irritación e inflamación en determinadas partes del cuerpo.


En el caso de los ojos, la inflamación ocasiona enrojecimiento y el picor o ardor de ojos, tan molesto para algunas personas.


Si eres una de esas personas, te damos un consejo ¡No te frotes los ojos!


Al frotarnos los ojos, se produce una secreción extra de lágrima, que produce un efecto calmante en el corto plazo pero que, en el largo plazo, no soluciona el problema.


¿Cómo se pueden minimizar los síntomas?


Te dejamos unos consejos para evitar el enrojecimiento y picor de ojos:

  1. Alejarse de la zona que produce la alergia en la medida de lo posible.

  2. No tocarse los ojos.

  3. Poner compresas frías en el ojo.

  4. Utilizar lágrimas artificiales que se pueden adquirir sin receta en la farmacia.

  5. En casos de falta de mejoría, acudir al oftalmólogo, para ver la posibilidad de utilización de un antihistamínico o medicamentos antiinflamatorios como los corticoides.

¿Qué es la conjuntivitis alérgica?


Si tienes los ojos más rojos y sensibles de lo normal, es posible que la reacción alérgica al polen, a los ácaros del polvo o a la caspa de algunos animales te produzca una inflamación de la conjuntiva del ojo.


La conjuntiva es una capa que recubre los párpados. Es transparente y por ello no somos conscientes de su existencia hasta que el médico nos indica que tenemos conjuntivitis.

Al contrario que la conjuntivitis vírica o bacteriana, esta conjuntivitis es pasajera y desaparece cuando nos alejamos del foco de la alergia y no es contagiosa. Además se suele acompañar principalmente de pico, como síntoma fundamental, lo que ayuda a diferenciar de una conjuntivitis infecciosa, en la que suele predominar las secreciones.


Hay que recordar que es importante hacer un diagnóstico correcto, para realizar un tratamiento adecuado, debido a que el uso de antibióticos o cualquier otro tratamiento similar, no tendrá efecto en una conjuntivitis alérgica. El tratamiento de la conjuntivitis alérgica puede ir desde colirio antihistamínicos o corticoides o mediación oral si fuese necesario.


Si tienes alguna duda, cuéntanos y nuestros doctores te ayudarán.