• oftalmovisionmadrid

Como todos sabemos ya, la pandemia ha desarrollado rápidamente nuevas formas de comunicarnos con nuestros seres queridos. Las tecnologías permiten, fácilmente, realizar videollamadas de calidad desde un confín del mundo al otro. Pero no sólo eso, sino que, en estos tiempos, en los que, aunque estemos a poca distancia, no podemos vernos en persona, nos permite hablar, vernos o jugar online.


En este sentido, estamos viendo cómo la medicina también está utilizando esta tecnología. En muchas ocasiones, de forma más útil y efectiva que la visita habitual al médico.


¿Quién no ha tenido que esperar en algún momento más de una hora en una consulta tan sólo para renovar una receta? ¿Realmente era necesario? Son preguntas que hoy en día nos hacemos.


Sin duda, cuando se necesita la exploración médica, hay que acudir a la consulta, pero existen otras muchas circunstancias médicas en las que puedes ser tratado, con perfecta calidad médica, sin tener que desplazarte.


El servicio de Telemedicina lleva funcionando en Estados Unidos con éxito más de 20 años, y en España, ya antes de la pandemia, muchas clínicas e instituciones lo empezaron a desarrollar. No obstante, ha sido ahora cuando, tanto promotores como escépticos lo estamos utilizando, en muchas ocasiones, con grandes resultados. Estos datos apuntan a que es una tendencia estable, un valor añadido que los pacientes alaban.


Sin duda, el kit de la cuestión reside en que, si finalmente necesitas una visita médica, esta se produzca, de eso no cabe ni la menor duda.


Desde luego, el futuro de todos, y de la medicina incluida, pasa por los desarrollos tecnológicos. No sólo en las herramientas y técnicas de operación cada vez más eficaces y que ahorran tiempo de recuperación; o en las medicinas cada vez más específicas que ayudan a tratar y curar enfermedades con menos efectos secundarios, o en el desarrollo de prótesis que se adapten mejor y duren más años… Sino también, en el trato al paciente, la consideración al mismo, la comprensión, la disminución de las listas de espera.


La tecnología nos mantiene unidos, y mejora la calidad de nuestras vidas.